Portugal (20/08/2018)

LOS CREADORES DE TUMBAS

Hay veces en esta vida encarnada, que por diferentes razones, no se nos conceden nuestros deseos una vez que hemos fallecido.

Hay veces, las más raras, debido a que la muerte ha sido de una manera muy violenta y el cadáver no aparece ya que el asesino no quiere indicar donde está, hay veces que el recuerdo que deja uno es tan detestable, que ni la familia quiere acordarse que ha pertenecido a ese árbol genealógico y tan sólo le dejan a un lado, como un excluido.

Tenemos la fea costumbre de recordar los actos de una persona una vez que ha fallecido, como si una vez que se ha separado el alma del cuerpo, el comportamiento del espíritu fuera exactamente igual. Hay casos que si, el comportamiento es muy parecido, pero en la mayoría de los casos, el arrepentimiento es total. No es lo mismo ver las cosas con un traje “físico”, que verlo cuando somos energía y abandonamos esos intereses materiales que nos inundan por tener más dinero, un coche mejor, una casa grande, en definitiva, ser mejor que los demás sólo por el hecho de tener más cosas materiales, en vez de ser mejor por nuestros actos hacia los demás.

Siempre que preguntamos a algún familiar como era nuestro bisabuelo o algún ancestro lejano, muchas veces nos contestan que no se acuerdan, que eso pasó hace mucho tiempo. Esa parte de nuestro árbol muchas veces está completamente olvidada. Hay veces, si la persona era “buena”, nos dicen que era maravillosa, que cuidaba de todos, etc. Hay veces, cuando la persona era “mala”, nos dicen que era tremenda, que tenía muy mal carácter, etc. El problema es que generalmente, nos cuentan la historia completamente manipulada, todos han ido poniendo un poquito de mentira, han ido exagerando, han puesto parte de su sentimiento (poniéndose en un bando o en otro) y al final lo que nos llega es que esa persona era un mal bicho que no merecía vivir o bien que era dulce y maravillosa.

Aún no nos hemos dado cuenta, que si no fuera por esas personas, buenas o malas, nosotros no estaríamos leyendo este texto, ya que si ellos no hubieran existido, nuestro nacimiento hubiera sido imposible. Cada uno hace las cosas lo mejor que sabe en cada momento, y nosotros no somos nadie para juzgar a nadie y menos a una parte de nuestro árbol genealógico. Que podrían haber sido de otra manera los que eran “malos”?. Claro, siempre una persona puede mejorar. Pero hay ciertos datos que se nos escapan como la educación, lugar de nacimiento, status de la familia, situación política del lugar donde se desarrolló esa vida encarnada, y un dato super importante, que cuando nuestro espíritu ocupa un cuerpo, las pasiones materiales están desatadas. Habría que vernos a nosotros, hace 100 años, viviendo en esa época, donde muchas veces no había ni para comer y las circunstancias eran completamente distintas a las circunstancias de ahora.

Creo firmemente, que es un absurdo recordar a un ancestro con rencor, simplemente por el hecho de que la historia que nos ha llegado está completamente manipulada y creo que hay que respetar la memoria de nuestros ancestros, si en vida tenían algún deseo una vez que murieran, hay que tratar de cumplirlo, cueste lo que cueste y por supuesto, perdonar y entender cual fue la razón de esa manera de actuar.

En este viaje espiritual hemos creado algunas tumbas. Tumbas que por alguna razón aún no se han podido realizar y otras por olvido o sentimientos negativos hacia la persona.

Nuestro viaje espiritual comienza en el cementerio de San Lorenzo y San José, de Madrid. Este cementerio está situado cerca de la calle Antonio Leyva. Vamos a visitar a dos ancestros. Muchas veces preguntamos donde está la tumba de algún familiar. La mayoría de esas veces nadie tiene ni idea, desgraciadamente, o te mandan a otro cementerio . El recuerdo por nuestros ancestros la mayoría de veces se ha perdido. Afortunadamente, en todos los cementerios, hay una oficina donde si has llegado al cementerio correcto, te indican la situación de la tumba que buscas.

Una vez allí visité la oficina en cuestión y en apenas unos minutos tenía en mis manos un papel impreso con la situación exacta de estos dos ancestros. Con la ayuda del personal del cementerio, nos dirigimos hacia el lugar de descanso de ellos. Me gustaría destacar la belleza de este cementerio, un lugar envejecido, con tumbas muy antiguas y panteones espectaculares. Una vez enfrente de la tumba de mis abuelos, la medium Mercè empezó la conexión con ellos. Ella no estaba, sólo estaba él. “Ya era hora de que viniérais” dijo mi abuelo en un tono muy suyo. “Nadie viene a verme” se quejó. Le dijimos que nosotros íbamos a empezar a venir a verle de manera periódica, que le traeríamos flores y si fuera necesario, le dejaríamos su tumba limpia. Era una persona muy especial. Después de compartir con él unos minutos, nos despedimos hasta la próxima visita. Espero que mi abuela esté la próxima vez.

Continuamos nuestro viaje hacia Zafra, bonito pueblo de Badajoz. Disfrutamos de la conducción y del paisaje de esa zona de la geografía española. En ese pueblo teníamos que hacer algo muy importante, que había que continuar en Portugal, sin saber que el final de esa parte de la historia, acababa en Toledo, con el reencuentro de dos almas que ya se han perdonado y que por determinadas causas, tuvieron que separarse en vida.

Esas dos almas son otros dos ancestros. Él nos pidió en una de las conexiones que tuvimos con él, que le hiciéramos un entierro, nos pidió que recogiéramos tierra de una parte del pueblo donde el nació, para posteriormente, lanzarla al mar en la costa de Portugal, en Cascais para ser más exactos. Esa arena fue recogida en un lugar de Zafra, donde hace muchos años, había una fàbrica de grano, probablemente propiedad de la familia de mi bisabuelo. Ahora mismo, hay un espacio con arena marrón donde aparcan los coches. Esa arena que recogimos eran las cenizas de mi bisabuelo, que quería tener el reconocimiento que nunca tuvo. Las metimos en una cajita de madera y nos pusimos en marcha hacia Sevilla, donde teníamos alquilado un apartamento por dos días. Apenas estábamos a hora y media de Sevilla, así que llegamos rápido.

Una vez en el apartamento, colocamos las maletas y preparamos algo de cena. Para nosotros Sevilla es como nuestra segunda casa. Después de cenar realizamos una conexión usando las cartas del tarot, intentando conectar con mi bisabuelo. Al hacer la primera tirada de cartas tuvimos la siguiente interpretación: ” el perturbado, el perdido, el ermitaño, el que busca una luz, el que anda perdido buscando algo mirando al pasado, Podrías decirnos a quien buscas o que buscas?. A una mujer con rasgos duros, seria, bien situada económicamente, que siempre está a la defensiva y muy católica.”. No sabíamos a quién se refería exactamente, pero creemos que se refería a su mujer. Aquí está tu mujer, que historia nos quieres contar, por que la buscas, por que no la has encontrado, si ella está fallecida, ella está desencarnada como tú, que es lo que quieres ver, que hay que buscar, que es lo que quieres saber?. El encuentro, el perdón, la amistad. En honor a (bisabuelo), desde el mundo de los vivos o encarnados, si te vuelves a encontrar con ella o por lo menos podéis hablar, como estaría la situación?. Con más fuerza, empezando de nuevo. Te estamos dando luz, hemos recogido en tu honor una tierrecita. Sabes donde está tu cuerpo enterrado?. Si hubo un entierro, una mujer más joven y dos más mayores. Algún familiar sabe el paradero de ese cuerpo. Nosotros hemos cogido tierra para simular tus cenizas y las llevaremos a Portugal. Donde está mi mujer?, está enterrada en Toledo. Por que allí?. Con tu hijo Teófilo y Petra. Por que allí?. Por que esa lápida era familiar. Quiero que hagáis esto por mi. Es un poco complicado lo que me estás pidiendo. Parte de esa ceniza será enviada al mar, a Portugal y parte donde está ella. Llevaremos partes de tus cenizas, con flores blancas para el perdón con una botellita de ron añejo y con un purito, para celebrar el encuentro. A ella le llevareis unos pasteles, 3 pasteles de crema amarilla y juntos los tomaremos, ella y yo, como hacíamos antes. El perdón de mi hijo será posible?. Eso ya no podemos decírtelo. A él una copita de vino blanco o un anís. Y así volveremos a juntarnos y así celebraremos nuestro reencuentro.

Al día siguiente nos levantamos con ganas de pasear por Sevilla. Hemos estado muchas veces, como comentaba antes, es como nuestra segunda casa. Pero siempre nos dejamos algo por ver. Esta vez queríamos ver la tumba de Gustavo Adolfo Becquer, que está en el Panteón de Sevillanos ilustres.

Salimos del apartamento, dando un paseo muy agradable, pasando por diferentes sitios de Sevilla, la Torre del Oro, la catedral, la calle Sierpes, pero cuando llegamos nos dimos cuenta que estaba cerrado, cerraba a las 14:00 horas. Nos tocaba volver al día siguiente. Dimos un paseo y volvimos a nuestro apartamento para poder descansar debido al calor que hacía en Sevilla.

Una vez en el apartamento, realizamos una conexión con Marta, a ver si nos podía decir algo más acerca de su paradero y nos indicó en un mapa un sitio que deberíamos visitar. Antes, nos dijo que por favor fuéramos a su antiguo barrio, quería ver a su familia.

Cenamos algo, y nos dirigimos al tristemente conocido Barrio de Tartessos de Sevilla. Es un barrio tranquilo cerca de la estación de Santa Justa. Estuvimos en el parque que hay detrás de su casa y nos acercamos a su portal. Una vez terminamos, nos dirigimos a ese punto que Marta nos había marcado en un mapa.

Marta nos señaló un punto al margen del rio, un poco más para abajo de la Torre del Oro y Plaza de España. Cual fue nuestra sorpresa, que para llegar a ese punto, había que pasar una barrera que estaba controlada por las autoridades portuarias. Es decir, para llegar donde nos indicó Marta, o llegas navegando por el rio o bien trabajas en la zona del puerto. Como podéis ver, es un punto donde muy pocas personas pueden llegar…..

Otra sorpresa más en el caso de Marta y otra decepción por no poder avanzar en este caso. Decidimos volver al apartamento para descansar y hacer los planes del dia siguiente. Aún quedaba mucho por recorrer y por hacer.

Marta tiene un sitio en nuestra bóveda espiritual, al igual que Toñi, Miriam, Desiree y Gabriel. El día que encuentren su cadáver y los científicos certifiquen al 100% que ese cuerpo es de Marta del castillo, ese será un día grande para nosotros. Será un placer ver a sus asesinos como entran en la cárcel y si les meten de por vida, mejor.

Nuestro viaje a Sevilla había terminado. Nos despedimos de Marta hasta la próxima vez, ya que estamos seguros que volveremos y nos dirigimos a Ayamonte.

Ayamonte es un pueblo que está en la provincia de Huelva y está a una hora y media más o menos de Sevilla. Está a apenas un kilómetro de Portugal, y es una de las entradas a este país desde España. Es el pueblo de los ancestros de Mercé, nuestra médium. Teníamos muchas ganas de visitar Ayamonte.

Al día siguiente nos íbamos a Lisboa, pero esa noche dormíamos en España. Alquilamos un par de habitaciones en una casa rural de un pueblo de Huelva que se llama El Granado.

Llegamos bastante tarde a este pueblo. La verdad que estábamos un poco cansados. La casa rural de maravilla, muy limpia y espaciosa. Aunque era tarde, teníamos algo muy importante que hacer y era conectar con un ancestro de Mercé que fue asesinado en la guerra y su cuerpo fue enterrado en una fosa común con otros que tuvieron la misma mala suerte. Su ancestro le enseño todos los movimientos antes de que le dispararan en el estómago y le echaran en una fosa de la manera más vil.

Como podéis ver, este mundo algunas veces se tiñe de negro. Los que están arriba, provocan que la gente se enfrente por ideas políticas. Lo peor es que hay veces que las personas que se enfrentan son familiares. Una guerra civil es lo peor que le puede pasar a un país, y lo único que se puede hacer si esto sucede es que pase el tiempo y las heridas se cierren. Se que algunos intentan echar alcohol a estas heridas, pero no lo hacen por los familiares de los muertos en la guerra, lo hacen por ellos mismos para estar más tiempo en ese cómodo sillón que se llama el poder, y cobrar un dinero que no merecen.

Al día siguiente, teníamos una vista preciosa del pueblo, con sus casas blancas. Bajamos a la plaza del pueblo a desayunar, y nos quedamos sorprendidos de la tranquilidad que se respiraba. Gente normal.

Nos quedaba una cosa por hacer en Ayamonte que no se pudo realizar ya que estaba el cementerio cerrado. Mercé quería hablar con sus ancestros enterrados allí. Volvimos de nuevo a Ayamonte y fuimos al cementerio. Localizamos la tumba correcta y allí hicimos una conexión. Mercé habló con sus ancestros y uno de ellos le dijo que de momento no podíamos hacer la tumba del ancestro asesinado con un tiro en el estómago, teníamos que esperar al invierno, la fecha correcta del asesinato. Como podéis ver, cada viaje, abre otro viaje más. Es muy importante darle el espacio que merecen nuestros ancestros, y más cuando alguno muere en las circunstancias que antes comentábamos.

Lo que teníamos que hacer en España ya había acabado, de momento. Nos esperaba Lisboa. Llenamos la furgoneta de combustible, ya que el diésel en Portugal es bastante más caro y nos dirigimos hacia Lisboa.

Como os comentaba antes, Ayamonte es el pueblo de España que está más cerca de Portugal en la parte sur, así que en unos minutos, atravesamos la frontera de Portugal y paramos en la primera gasolinera que estaba en nuestro camino para comprar la tarjeta de las autopistas de peaje.

Portugal al igual que Francia, es un país que como decidas usar las carreteras del estado, es decir, las carreteras gratuitas, puedes tardar muchas más horas en llegar a tu destino. Por lo tanto es recomendable hacer una ruta por las autopistas de peaje.

Recorrimos la zona sur de Portugal, viendo de lejos sus fantásticas playas, hasta que cogimos el desvío hacia Lisboa, ciento ochenta kilómetros de autopista de peaje. Hay que reconocer que las autopistas son fantásticas, pero claro, eso tiene un coste.

Llegando a Lisboa, ya empiezas a ver más coches. Antes de entrar visualizas un Cristo precioso parecido al Cristo del Pan de Azúcar de Brasil, pero más pequeño, en todo lo alto. Su nombre es Santuario Nacional de Cristo Rei, y está antes de coger el puente 25 de Abril, que es una réplica del puente de San Francisco de Estados Unidos. Este puente tiene una longitud de casi dos kilometros y está fabricado en acero. Está situado encima del estuario del rio Tajo.

Una vez atravesado el puente, nos dirigimos hacia Cascais, el lugar donde uno de nuestros ancestros nos había solicitado que tiráramos sus “cenizas”. Llegamos a la punta de Portugal donde nos indicó y procedimos a la entrega de las cenizas al mar. El sitio era precioso, sin saber que lo que nos esperaba era más bonito si cabe. Hicimos una oración, le indicamos al ancestro que sentíamos mucho que su vida hubiera sido así y lentamente Mercé pudo ver como su espíritu se elevaba.

Buscamos una playa donde poder bañarnos, y nos dirigimos hacia la playa de Cresmina. Aparcamos la furgoneta y lo que vino a continuación fue fantástico. Nos encontramos una playa salvaje con el agua a una temperatura bajísima y con unas vistas espectaculares. Nos costó meternos en el agua pero lo hicimos, la ocasión lo merecía. Los acantilados que se divisaban eran de una belleza grandiosa en conjunto con el oleaje del océano atlántico. El sol se fue poniendo poco a poco, generando una puesta sol sencillamente espectacular. Cuando el sol estaba a punto de ponerse, parecía una gran bola de fuego. Tengo que decir que ha sido uno de los mejores paisajes que he visto en toda mi vida.

Ahora nos quedaba encontrar un sitio donde dormir. Al final después de muchas llamadas, encontramos un bungalow en un camping en Lisboa. Era bastante coqueto, realmente necesitábamos un sitio donde dormir, así que era perfecto para nosotros.

El día siguiente nos lo tomamos en plan turista, ya que Lisboa merecía ese paseo por sus calles. Disfrutamos del día en esa preciosa ciudad y una vez visto una parte dela ciudad, pusimos fin a este precioso viaje.

Tengo que reconocer que es un placer hacer estos viajes con Mercé, nosotros no tenemos sus capacidades pero cuando ella nos cuenta lo que ve, nos hace partícipes de todo.

Hasta el próximo viaje.

 

Asociación espiritista El Círculo – Mediums y psíquicos – Trabajamos en diferentes salas y centros – info@asociaciónelcirculo.org

 

Pulsa sobre este enlace para volver al inicio
Pulsa sobre este enlace para visitar nuestro canal Youtube

 

1 thought on “Portugal (20/08/2018)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.