Manifestaciones visuales

De todas las manifestaciones espíritas, las más interesantes son, sin duda, aquellas por medio de las cuales los Espíritus se hacen visibles. Veremos, por la explicación de ese fenómeno, que el mismo no es más sobrenatural que los otros. En primer lugar vamos a presentar las respuestas que los Espíritus dieron acerca del tema.

  1. Los Espíritus, ¿pueden hacerse visibles? “Sí, principalmente durante el sueño. No obstante, algunas personas los ven durante la vigilia, pero eso es más raro.”
  2. Los Espíritus que se manifiestan a la visión, ¿pertenecen más a una categoría que a otra? “No; pueden pertenecer a todas las clases, tanto a las más elevadas como a las más inferiores.”
  3. ¿Es dado a todos los Espíritus manifestarse visiblemente? “Todos pueden, pero no siempre tienen permiso, o voluntad para hacerlo.”
  4. ¿Con qué fin los Espíritus se manifiestan visiblemente? “Eso depende. De acuerdo con su naturaleza, el fin puede ser bueno o malo.”
  5. ¿Cómo es posible que se les permita manifestarse cuando el fin es malo? “En ese caso es para probar a las personas a quienes ellos se aparecen. La intención del Espíritu puede ser mala, pero el resultado puede ser bueno.”
  6. ¿Cuál puede ser el fin de los Espíritus que se hacen visibles con una mala intención? “Asustar, y muchas veces vengarse.”
    [6a] – ¿Cuál es el fin de los Espíritus que vienen con una buena intención?  “Consolar a las personas que los echan de menos. Probar que existen y que están cerca de vosotros. Dar consejos y, algunas veces, pedir asistencia para sí mismos.”
  7. ¿Habría algún inconveniente en que la posibilidad de ver a los Espíritus fuese permanente y general? ¿No sería ese un medio para sacar de la duda a los más incrédulos? “Puesto que el hombre está constantemente rodeado de Espíritus, la visión incesante de estos lo perturbaría, dificultaría sus acciones y le quitaría la iniciativa en la mayoría de los casos, en tanto que, al creerse a solas, actúa con más libertad. En cuanto a los incrédulos, disponen de bastantes medios para convencerse, en caso de que quieran aprovecharlos y si no los ha cegado el orgullo. Sabéis que hay personas que han visto y que no por eso creen más, pues alegan que se trata de ilusiones. no os inquietéis por ellas. Dios se encargará.”
  8. Si hay inconvenientes en que veamos a los Espíritus, ¿por qué eso se permite en ciertos casos? “Para dar una prueba de que no todo muere con el cuerpo, y que el alma conserva su individualidad después de la muerte. Esa visión pasajera es suficiente para dar esa prueba y atestiguar la presencia de vuestros amigos junto a vosotros. Con todo, no ofrece los inconvenientes de la visión constante.”
  9. En los mundos más adelantados que el nuestro, ¿la visión de los Espíritus es más frecuente? “Cuanto más se aproxima el hombre a la naturaleza espiritual, tanto más fácilmente se pone en contacto con los Espíritus. La densidad de vuestra envoltura hace más difícil y rara la percepción de los seres etéreos.”
  10. ¿Es racional que nos atemoricemos por la aparición de un Espíritu? “Quien reflexione debe comprender que un Espíritu, sea cual fuere, es menos peligroso que una persona con vida. Además, los Espíritus van a todas partes, y no hay necesidad de verlos para saber que pueden estar a vuestro lado. El Espíritu que se proponga dañar a una persona puede hacerlo, y aun con más seguridad, sin hacerse ver. No es peligroso por el hecho de que sea Espíritu, sino por la influencia que puede ejercer sobre el pensamiento de esa persona, al desviarla del bien e impulsarla al mal.”
  11. La persona a quien un Espíritu se aparece, ¿podrá conversar con él? “Perfectamente, e inclusive es lo que siempre se debe hacer en ese tipo de casos, preguntando al Espíritu quién es, qué desea y qué podéis hacer para serle útil. Si se trata de un Espíritu desdichado y que sufre, vuestro testimonio de conmiseración lo aliviará. Si es un Espíritu benévolo, es probable que venga con la intención de dar buenos consejos.”
    [11a] – En ese caso, ¿cómo puede responder el Espíritu?  “Algunas veces responde por medio de sonidos articulados, como lo haría una persona viva. En la mayoría de los casos, sin embargo, se produce una transmisión de pensamientos.”
  12. Los Espíritus que se aparecen con alas, ¿realmente las poseen, o esas alas son nada más que una apariencia simbólica? “Los Espíritus no tienen alas. No las precisan, puesto que pueden ir a todas partes como Espíritus. Aparecen con la forma mediante la cual desean impresionar a la persona a quien se muestran. Unos aparecerán con su ropa habitual, otros lo harán envueltos en amplias vestiduras, y algunos con alas, como atributo de la categoría de Espíritus que representan.”
  13. Las personas que vemos en sueños, ¿son siempre aquellas con cuyo aspecto se muestran? “Casi siempre son esas mismas personas, con las que tu Espíritu va a encontrarse o que vienen a tu encuentro.”
  14. Los Espíritus burlones, ¿no podrían tomar la apariencia de las personas que nos son queridas, para inducirnos a error? “Sólo toman apariencias fantasiosas para divertirse a expensas de vosotros, pero hay cosas con las cuales no les está permitido hacer bromas.”
  15. Por tratarse de una especie de evocación, se comprende que el pensamiento pueda atraer la presencia del Espíritu. no obstante, ¿por qué las personas en quienes más pensamos, a las que ardientemente deseamos volver a ver, por lo general no se nos presentan nunca en sueños, mientras que vemos a otras que nos son indiferentes y en las cuales nunca pensamos? “No siempre los Espíritus tienen la posibilidad de manifestarse a la visión, ni siquiera en sueños, y a pesar del deseo que tengáis de verlos. Causas independientes de su voluntad pueden impedírselo. A menudo es también una prueba, a la que ni el más ardiente deseo es capaz de superar. En cuanto a las personas que os son indiferentes, aunque no penséis en ellas, es posible que ellas piensen en vosotros. Por otra parte, no podéis formaros una idea de cómo son las relaciones en el mundo de los Espíritus. Encontraréis allí a una multitud de conocidos íntimos, antiguos o recientes, de los que no tenéis la menor idea en el estado de vigilia.”
  16. ¿Por qué ciertas visiones son más frecuentes cuando estamos enfermos? “También se producen cuando gozáis de perfecta salud. En la enfermedad, no obstante, los lazos materiales se aflojan, y la debilidad del cuerpo concede mayor libertad al Espíritu, que de ese modo entra con más facilidad en comunicación con los otros Espíritus.”
  17. Las apariciones espontáneas parecen más frecuentes en determinadas regiones. ¿Será que algunos pueblos están mejor dotados que otros para recibir este tipo de manifestaciones? “¿Acaso habéis registrado cada una de las apariciones? Estas, así como los ruidos y las demás manifestaciones, se producen por igual en toda la tierra. Con todo, presentan características distintas, de conformidad con los pueblos entre los cuales se verifican. En algunos, por ejemplo, donde la escritura está poco difundida, no hay médiums escribientes, mientras que en otros abundan. En otras partes, los ruidos y los movimientos de objetos son mucho más frecuentes que las comunicaciones inteligentes, porque allí estas son menos apreciadas y buscadas.”
  18. ¿Por qué las apariciones se producen más durante la noche? ¿No será un efecto del silencio y de la oscuridad sobre la imaginación? “Es por la misma razón que os permite ver durante la noche las estrellas que no divisáis a pleno día. La claridad intensa puede borrar una aparición tenue. Pero es un error suponer que la noche tiene algo que ver con las apariciones. Preguntad a todos los que las presenciaron, y comprobaréis que la mayoría se produjeron durante el día.”
  19. ¿La visión de los Espíritus se produce en el estado normal, o sólo en un estado de éxtasis? “Puede ocurrir en condiciones perfectamente normales. no obstante, las personas que los ven se encuentran con bastante frecuencia en un estado particular, cercano al éxtasis, que les otorga una especie de doble vista.”
  20. Los que ven a los Espíritus, ¿lo hacen con los ojos? “Eso creen. Pero, en realidad, la que ve es el alma. La prueba de esto es que pueden verlos con los ojos cerrados.”
  21. ¿Cómo puede el Espíritu hacerse visible? “El principio es el mismo de todas las manifestaciones. Reside en las propiedades del periespíritu, que puede sufrir diversas modificaciones, conforme a la voluntad del Espíritu.”
  22. El Espíritu propiamente dicho, ¿puede volverse visible, o sólo puede hacerlo con la ayuda del periespíritu? “En el estado material en que os encontráis, los Espíritus sólo pueden manifestarse con la ayuda de su envoltura semimaterial, que es el intermediario con el cual actúan sobre vuestros sentidos. Gracias a esa envoltura ellos aparecen a veces, con la forma humana u otra cualquiera, sea en los sueños, sea incluso en el estado de vigilia, tanto a plena luz como en la oscuridad.”
  23. ¿Podría decirse que el Espíritu se hace visible por medio de la condensación del fluido del periespíritu? “Condensación no es el término. Se trata más bien de una comparación que os puede ayudar a que comprendáis el fenómeno, pues en realidad no existe tal condensación. Mediante la combinación de los fluidos, se produce en el periespíritu una disposición particular, sin analogía para vosotros, y que lo hace perceptible.”
  24. Los Espíritus que se aparecen, ¿son siempre inaprensibles e inaccesibles al tacto? “En su estado normal son inaprensibles, como en un sueño. Sin embargo, pueden causar impresión al tacto, dejar vestigios de su presencia, e incluso, en ciertos casos, tornarse momentáneamente tangibles, lo que prueba que entre ellos y vosotros hay materia.”
  25. ¿Todas las personas tienen aptitud para ver a los Espíritus? “Durante el sueño, sí; pero no en estado de vigilia. Durante el sueño, el alma ve sin intermediarios. En cambio, en la vigilia siempre sufre, en mayor o menor grado, la influencia de los órganos. A eso se debe que las condiciones no sean totalmente idénticas en ambos casos.”
  26. ¿De qué depende la facultad de ver a los Espíritus durante la vigilia? “Esa facultad depende de la organización; de la mayor o menor facilidad que tiene el fluido del vidente para combinarse con el del Espíritu. Por eso, no basta con que el Espíritu desee mostrarse; hace falta, además, que encuentre la aptitud necesaria en la persona ante la cual desea hacerse ver.”
    [26a] – ¿Se puede desarrollar esa facultad con el ejercicio?  “Sí, como todas las demás facultades. no obstante, es una de aquellas en relación con las cuales es mejor aguardar su desarrollo natural que provocarlo, a fin de no sobrexcitar la imaginación. La visión general y permanente de los Espíritus es excepcional, y no forma parte de las condiciones normales del hombre.”
  27. ¿Se puede provocar la aparición de los Espíritus? “Algunas veces sí, pero muy raramente. La aparición es casi siempre espontánea. Para ello se precisa estar dotado de una facultad especial.”
  28. Los Espíritus, ¿pueden hacerse visibles con otra apariencia que no sea la de la forma humana? “La forma humana es la forma normal. El Espíritu puede variar su apariencia, pero siempre dentro del tipo humano.”
    [28a] – ¿No pueden manifestarse con forma de llama? “Pueden producir llamas, resplandores, como cualquier otro efecto, para atestiguar su presencia. Con todo, esos efectos no son los Espíritus mismos. Muchas veces la llama no es más que un espejismo, o una emanación del periespíritu. En todos los casos, se trata apenas de una parte del periespíritu, que sólo aparece por completo en las visiones.”
  29. ¿Qué pensar de la creencia que atribuye el fenómeno de los fuegos fatuos a la presencia de almas o Espíritus? “Superstición producida por la ignorancia. La causa física de los fuegos fatuos es bien conocida.”
    [29a] – La llama azul que, según dicen, apareció sobre la cabeza de Servius Tullius cuando era niño, ¿es una fábula o fue real? “Fue real, y la produjo un Espíritu familiar que deseaba dar un aviso a la madre del niño. Médium vidente, esa madre percibió una irradiación del Espíritu protector de su hijo. Así como los médiums escribientes no escriben todos lo mismo, tampoco los médiums videntes tienen el mismo grado de visión. Mientras que esa madre sólo vio una llama, otro médium hubiera podido ver el cuerpo mismo del Espíritu.”
  30. Los Espíritus, ¿podrían presentarse con forma de animales? “Es posible, pero los Espíritus que adoptan esas apariencias siempre son muy inferiores. En todos los casos no es más que una apariencia momentánea, pues sería absurdo creer que un animal verdadero, sea cual fuere, pudiera ser la encarnación de un Espíritu. Los animales siempre son animales, y nada más que eso.”

 

Texto recogido del libro de Allan Kardec, El libro de los Mediums, publicado en París en el año 1861

 

Asociación espiritista El Círculo – Mediums y psíquicos – Trabajamos en diferentes salas y centros – info@asociaciónelcirculo.org

 

Pulsa sobre este enlace para volver al inicio
Pulsa sobre este enlace para visitar nuestro canal Youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.